IglesiaVirgenCarmen
Celebración a la Virgen del Carmen, la más bella flor del jardín de Dios

Según la tradición, un 16 de julio de 1251, San Simón Stock, superior en ese entonces de los Carmelitas, se encontraba en profunda oración rogando por sus religiosos perseguidos cuando la Virgen se le apareció con el hábito de la Orden en la mano y le entregó el escapulario.

Tiempo después la devoción a la Virgen del Carmen fue floreciendo y la espiritualidad carmelita se extendió por varios lugares del mundo.

La Fiesta de Nuestra Señora del Carmen, que se celebra cada 16 de julio, es además símbolo del encuentro entre la Antigua y la Nueva Alianza porque fue en el monte Carmelo (que en vocablo hebreo significa jardín) donde el profeta Elías defendió la fe del pueblo escogido contra los paganos.

Se dice que Elías y Eliseo permanecieron en el Monte Carmelo y con sus discípulos vivieron de manera contemplativa, como eremitas en oración. A mediados del siglo XII de nuestra era, San Bertolo fundó la ermita de la Orden del Carmelo y varios sacerdotes latinos fueron a vivir al Carmelo como eremitas.

Por el 1205 San Alberto, patriarca de Jerusalén, entregó a los eremitas del Carmelo una regla de vida, que fue aprobada por el Papa Honorio III en 1226. Ellos tenían la misión de vivir en la forma de Elías y de María Santísima, a quien veneraban como la Virgen del Carmen.

En el Siglo XIII, el Papa Inocencio IV concedió a los carmelitas el privilegio de ser incluidos entre las órdenes mendicantes junto con los franciscanos y dominicos. Los carmelitas han pasado por algunas reformas, siendo la más grande la que hicieran Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. A través de los siglos esta espiritualidad ha dado muchos santos a la Iglesia.

Durante 34 años la Asociación de Choferes profesionales de San Juan de Ilumán son los priostes de la fiesta en homenaje a  la patrona de la parroquia la Santísima Virgen del Carmen, en la que programan actos de religión, cultura, social y deportivo.

Peregrinación. “Esta fiesta tradicional de Otavalo en la que se destaca sobre todo la religiosidad se inicia con una peregrinación desde Otavalo, Ibarra y Cotacachi en la que los devotos de la Virgen, luego de escuchar la santa misa, salen junto a su imagen hacia la parroquia de Ilumán, muchos de ellos cumpliendo varias promesas hechas a la madre del cielo o en agradecimiento a los favores recibidos por parte de ella. Aquí se puede notar la fe de estos caminantes porque ellos van durante el trayecto cantando temas religiosos y orando, porque como dijeron algunos participantes “esto no es una simple caminata es un acto de amor a la Virgencita”

Devoción. En Otavalo la devoción a la Virgen del Monte Carmelo se ha ido incrementando a tal punto que ahora familias enteras caminan junto a ella, en especial los niños que desde pequeños van teniendo el amor, la fe y devoción a su Madre Celestial lo cual es una satisfacción para los miembros de la Asociación de Choferes los mismos que se sienten contentos de que su fe haya pasado de generación en generación.

Tradición. “Otra de las tradiciones que se puede observar durante esta peregrinación es que durante el recorrido algunas familias brindan un refrigerio a los caminantes como agradecimiento por cumplir con este ritual religioso que es el de caminar junto a la Virgen del Carmen

Confraternidad. “El punto máximo de este evento sucede pasado medio día cuando los caminantes de Otavalo, Ibarra y Cotacachi se encuentran en el parque central de Ilumán para darse un abrazo fraterno y de alegría bajo la atenta mirada de la patrona de la parroquia y de los choferes profesionales

Elección. “Luego de esto se realiza la elección de la nueva directiva y del prioste que por unanimidad recayó en Manuel Buitrón Proaño, el mismo que agradeció la confianza y a la vez pidió el apoyo de todos los compañeros de la Asociación...